Viaje a Glacier Lagoon y a la costa sur de Islandia

Desde Reykjavík hasta Höfn

El sábado 22 de marzo nos levantamos temprano porque ibamos a hacer turismo interno por la parte sur de Islandia. Eramos un grupo de 10 chicas; Tamara de Alemania, Alessia de Italia, Tytti (se pronuncia tutti), Henriikka y Sorella, las tres de Finlandia, Ute de Austria, Sophie de Canada, y mis dos compañeras de piso; Gaby y Tyler, y yo. Nos dividimos en dos carros, Tytti, Henriikka, Sorella, Ute y Sophi en uno y Tamara (guiando), Alessia, Gaby, Tyler y yo en el otro.

La primera parada fue en el pueblo de Vik. Habíamos ido allí antes, pero esta vez paramos al otro lado del peñón. Vimos la playa de arena negra y también vimos una cueva.

Después paramos en un área en donde hay unas rocas volcánicas. Es el monumento de Kirkjugól en Kirkjubaejarklaustur. Tienen una forma peculiar y parecen parte de un piso. Hay una explicación científica de porque la lava coge esa forma, pero…se me olvidó 🙂 la cosa es que es impresionante.

La tercera parada fue en el Parque Nacional Vatnajökull. Ahí subimos una montaña para ver una hermosa cascada. El camino para subir estaba cubierto de nieve, que es más seguro de caminar que en hielo, pero aún así hay que caminar con precaución. Estuvimos subiendo como 20 minutos, pero valió la pena.

Cuando bajamos ya eran como las seis de la tarde así que decidimos ir al hostal, pues teníamos hambre y teníamos que guiar tres horas más para llegar al hostal. En el camino para el hostal vimos campos de rocas formadas por lava. El paisaje en Islandia cambia drásticamente, de nieve y blanco por todos lados a verde y a marrón. Todo es llano y sin árboles, algunas veces parece otro planeta, pues no ves árboles por ninguna parte, lo que sí ves son montañas, enormes montañas.

Höfn

Llegamos al hostal como a las 9:30 de la noche. Tuvimos que esperar a que el dueño del hostal llegara (pues no estaba allí) para registrarnos, pagar y que nos diera las llaves de los cuartos. Mientras esperabanos, Tyler fue a la cocina del hostal a preparar la cena; pasta. Comimos y nos fuimos a la cama.

Al otro día nos levantamos temprano para desayunar e irnos. Primero fuimos al muelle del pueblo en donde estábamos, Höfn, y nuestra segunda parada fue a Glacier Lagoon, que, como su nombre dice, es una laguna llega de glaciares.

Es imprecionante, el agua se veía azul cielo y estaba tranquila. Había glaciares de todos los tamaños y también vimos focas. Estaban encima de un glaciar tomando el sol. Henriikka tuvo la suerte de ver a una nadando y le tomó una foto. Nos subimos en los glaciares que estaban cerca de la orilla y nos tomamos fotos. El clima estaba perfecto, estaba soleado y no hacía viento. Estuvimos casi dos horas en la laguna, y después decidimos cruzar la carretera para ir a la playa.

Esta playa también tenía la arena negra, y lo más impresionate fue pedazos enormes de hielo en la orilla de la playa. Las olas eran grandes y el agua estaba helada. Estuvimos un rato caminando por la arena y tomandonos fotos.

La tercera y última parada del viaje fue otra vez en el Parque Nacional, pero esta vez ibamos a ver el gran glaciar, que si ven un mapa de Islandia van a ver un enorme círculo blanco, ese es el glaciar, y vimos solo una pequeña parte de el.

Glaciar Skaftafellsjökull

Después del glaciar nos dirigimos a Reykjavík. Durante las primeras horas de viaje las condiciones del tiempo estuvieron buenas, pero luego empezó a llover y más tarde empezó a nevar. Al principio eran copitos de nieve cayendo, pero luego nos metimos en una tormenta de nieve. No se veía nada, Tamara puso las luces largas de carro y solo se veía como 5 pies de carretera. Por lo menos las carreteras en Islandia tienen unos postes que con la luz de los carros se alumbran y sabes donde está la carretera, porque sin ellos no tenías ni idea de donde estaba la carretera.

Fue aterrador, pero Tamara guió muy bien. Ella nos dijo que en Alemania tienes que coger como 16 clases de conducir para que te den la licencia. Cada clase simula diferentes condiciones de guiar y diferentes tipos de carreteras, por ejemplo, una clase es para aprender a guiar en la ciudad y otra es para aprender a guiar en el autobahn de Alemania (que es como un expreso, pero el límite de velocidad es más alto). Además, Tamara sabe guiar automático, manual y hasta vehiculos de motor pesado, así que estuvimos en buenas manos. Ella guió con mucha precaución y llegamos sanas y salvas a Reykjavík.

Pasamos un buen fin de semana lleno de aventuras y paisajes hermosos. No tengo una foto del grupo, pero cuando las pongan en facebook se las enseño.

Tyler, Gaby y yo (mis compañeras de piso)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s